Feeds:
Entradas
Comentarios

Vacíate, blog, es imposible creerte nada. Querido blog, ya no te quiero, y más cierto que eso es que nunca te quise. Te impusiste como el tráfico, yo te hice cariño como a un auto. Vacíate ahora, parásito, chupasangre, vampiro maldito. Como decía Francisco de Asís, que no por nada hablaba con lobos y se hacía escuchar por pájaros, “Necesito poco, y lo que necesito lo necesito poco”. A ti no. Déjame decirte que no.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.